Por: Anaiz Quevedo
Suelo decirle a quienes acuden al consultorio conmigo y Walter Torres (mi pareja y con la que atiendo normalmente), que una de las cosas prioritarias para mantener una relación sana es estar disponible, no sólo físicamente sino también emocionalmente. Para ello uno de los primeros pasos es la revisión de las heridas que venimos cargando consciente o inconscientemente.

Vamos en nuestro recorrido por la vida con este morral de heridas que aparentemente hemos “olvidado” pero están allí en nuestro archivo cerebral esperando a que algo ocurra para detonar ese dolor viejo y proyectarlo en el presente.

Es muy común que se activen las heridas durante la convivencia en pareja puesto que la intimidad o cercanía con otro nos revive las relaciones íntimas primarias. Si papá o mamá estuvieron ausentes, es posible que cuando tus relaciones entren en profundidad abandones antes por miedo a que no te abandonen a ti.

Si sentiste que las manifestaciones de tus padres o familiares hacia ti eran sólo a través de regalos materiales pudiste haber grabado en tus archivos: “Si me dan mucho en lo material es que no me aman”. Si viviste en conflicto con tus hermanos (rivalidad fraterna), pudiste haber grabado que convivir con alguien más, puede traer lucha. Son sólo algunos ejemplo de las muchas grabaciones que el cerebro hace dando pie a los llamados guiones de vida.

Los guiones de vida pueden estar llevando la batuta de tus decisiones, miedos y por ende tus resultados. Se van estructurando basados en tus creencias más profundas y no siempre son las más amorosas para contigo.

Detrás de estas creencias, guiones y traumas pueden estar las respuestas a las preguntas que te has venido a haciendo. ¿Por qué no puedo permanecer en pareja, porque me cuesta tanto conseguir al hombre o la mujer que me entienda? Debes llegar a tener claro que si todavía tienes molestia o heridas del pasado es posible que estés pidiéndole a tu pareja lo que tú mismo(a) no has logrado mirar e integrar de tus experiencias.

Hay personas que no logran perdonarse ser felices en pareja porque sus padres no lo fueron y pueden estar en una culpa inconsciente y este tema es aún más complejo pero no imposible de mirar y superar.

Las heridas en el morral están. El primer paso en la sanación, es parar de evadir que están allí. Hacerte responsable de lo que crees, sientes, haces, es fundamental. A veces el morral es tan grande, que literalmente puedes sentir un gran peso en tu espalda por llevar cargas que no te corresponden. El próximo paso es buscar apoyo profesional, es sano y amoroso contigo saber pedir ayuda. En muchas oportunidades podemos mirar por nosotros mismos pero en otras es preciso liberar bloqueos para poder mirar si es que lo deseamos hacer.

El dolor se va cuando tenemos el valor de hacerle frente a las heridas, profundizarlas y liberarlas. Como cuando las limpias en la piel y arden, pero luego comienzan a cicatrizar con el cuidado necesario.

La voluntad y la disposición a sanar sólo dependen de ti. Señalar al otro no resuelve el problema. Si bien es cierto que así como tú llevas tu morral a cuestas, el otro también, tus heridas son tuyas, hasta la forma de sentirlas, percibirlas y sólo a ti pueden dejar de dolerte.

 

Conoce el training Pareja Sana y cambia tus patrones

Uso de cookies

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mantente en contacto

Únete a nuestra newsletter para recibir contenido, ofertas, freebies y anuncios exclusivos.

Recibirás el correo quincenalmente, con un artículo y la agenda de la Academia, podrás desuscribirte en el momento que quieras.

¡Anímate! Tú también eres una Mujer Mandala.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

mailing by Mailrelay

¡Lista! Ahora puedes recibir tu obsequio de Bienvenida

Powered byRapidology
Leer entrada anterior
¿Cómo atraer a la pareja sana?

Es una pregunta que me hice alguna vez y que se ha repetido en varias de mis consultas como renacedora....

Cerrar