artaban

El zigurat de Borsippa, de siete pisos y altos muros, era el lugar de encuentro para los cuatro reyes magos. De allí en adelante iniciarían el largo viaje en conjunto, para conocer y alabar al Mesías.

Artabán acudía a dicho sitio con un diamante protector de la isla de Méroe, un pedazo de jaspe de Chipre, y un rubí de las Sirtes, como presentes para el Niño Jesús. De repente, en su camino apareció un hombre viejo y moribundo. El Rey sintió la necesidad de interrumpir su viaje para poder curar a aquel desahuciado, además de ofrecerle el diamante, para que así el viejo pudiera seguir su camino.

Cuando el cuarto Rey Mago llegó a Borsippa, sus compañeros de viaje habían partido. Sin embargo, decidió seguir su destino para cumplir su promesa de adorar al niño Dios y entregarle ofrendas.

Artabán no pudo encontrar ni a los Reyes ni al Mesías, sino soldados de Herodes que cumplían las ordenes de matar a todos los niños menores de 2 años nacidos en Belén, acción llamada “la matanza de los inocentes”. Ante este terrible acontecimiento el Rey ofrece el rubí destinado al niño Dios a cambio de la vida de uno de los niños, entonces fue sorprendido y apresado en el palacio de Jerusalén. El rey duró treinta años en prisión.

Artabán se compadece de ella y compra su libertad con la última ofrenda que le quedaba, el pedazo de jaspe

Después de que sale de la cárcel y sigue por un tiempo caminando por las calles de Jerusalén, se anunció la crucifixión de Jesucristo; sin dudar, guió sus pasos al Gólgota, la colina en donde tuvo lugar la ejecución de Jesús, para así, por fin entregar su ofrenda.

En medio de su camino se encontró con una joven mujer que estaba siendo subastada para liquidar las deudas de su padre. En ese momento, Artabán se compadece de ella y compra su libertad con la última ofrenda que le quedaba, el pedazo de jaspe.

Jesucristo muere en la cruz y tiembla la tierra, se rasga el templo, caen los muros y una piedra golpea la cabeza del cuarto Rey Mago. En medio del dolor y la inconsciencia se le presenta una figura que dice “Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve desnudo y me vestiste, estuve enfermo y me curaste, me hicieron prisionero y me liberaste”, a lo que Artabán pregunta: “¿Cuándo hice yo esas cosas?”, a lo que la figura con la voz de Jesús respondió: “Lo que hiciste por tus hermanos, lo hiciste por mí” y con él se elevó al reino de los cielos para al fin alcanzar su destino.

Escrito por: Alejandra Sanoja Torrentgenerós/Noticias24 basada en el cuento de Henry Van Dyke (original acá)

Imagen de Daniel Freed: The Other Wise Man

Uso de cookies

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mantente en contacto

Únete a nuestra newsletter para recibir contenido, ofertas, freebies y anuncios exclusivos.

Recibirás el correo quincenalmente, con un artículo y la agenda de la Academia, podrás desuscribirte en el momento que quieras.

¡Anímate! Tú también eres una Mujer Mandala.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

mailing by Mailrelay

¡Lista! Ahora puedes recibir tu obsequio de Bienvenida

Powered byRapidology
Leer entrada anterior
Un cuento muy antiguo

¿Cuál es el significado de la navidad? Muchos cuentos lo exploran, es mucho más de lo superficial.

Cerrar