Por Holanda Castro

¿Cuánto acepto mi cuerpo y sexualidad?

Como la Madre, la que cuida y crea vida y proyectos, el arquetipo psicológico de la Amante, también llamada la Amiga o la Hetera, es fundamental. Se trata de ese lado alquímico en nosotras que transforma el dos en uno mediante el goce, la hermosura y la pasión.

La amante, al igual que la madre, es también un arquetipo del eje dependiente, por lo que ambas corren el riesgo, cuando el arquetipo está desequilibrado, de perderse a sí mismas por “vivir” para otros y sentirse abatida al no cumplir cánones externos de belleza y sexualidad.

También puede ser o sentirse vilipendiada por una sociedad hipócrita que acuse su sexualidad como algo transgresor. En momentos convive, entonces, para sobrevivir, pero de manera extrema, como en un péndulo, con la santa, aislándose y absteniéndose de placeres.

Tal vez los trastornos alimentarios como bulimia/anorexia sean una expresión de esta profunda lucha llevada adelante para adaptarse a una sociedad que ofrece millares de placeres fáciles pero al mismo tiempo se escandaliza ante ellos. Comer de todo a un momento y luego expulsarlo de tu cuerpo como si se tratase de demonios, privarte de lo que te gusta para mantenerte en un canon aceptado, o castigarte, o pretender pureza, es una dualidad dolorosa e insana.

Sin embargo, cuando nos hacemos conscientes de heridas particulares y condicionamientos sociales, podemos empezar a trabajar esta energía esencial y darnos verdadero amor a nosotras mismas y lo que nos rodea. Es en ese momento cuando realmente encontramos el “Éxtasis” de la vida, de la pareja, de las relaciones plenas.

La conquista que obtenemos al armonizar el arquetipo de la amante es nada menos que el de la seguridad y la plenitud, el bienestar del cuerpo y la mente mediante las endorfinas y feromonas que lo activan. El valor de la empatía y la entrega filantrópica real. En suma, la hetera o amante es la que nos da la “alegría de vivir”.

Para “activarla” se requiere seguir un camino de limpieza de estereotipos y, la mayor parte de las veces, de sanación de abusos. Requiere que intervengan sus contrapartes: Amazona, Sabia, Madre, para imponer límites, encontrar el camino personal y cuidar de sí misma, respectivamente. En fin, un hermoso trabajo de verdadera autocompasión y auto-respeto.

 

 

 

Uso de cookies

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mantente en contacto

Únete a nuestra newsletter para recibir contenido, ofertas, freebies y anuncios exclusivos.

Recibirás el correo quincenalmente, con un artículo y la agenda de la Academia, podrás desuscribirte en el momento que quieras.

¡Anímate! Tú también eres una Mujer Mandala.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

mailing by Mailrelay

¡Lista! Ahora puedes recibir tu obsequio de Bienvenida

Powered byRapidology
Leer entrada anterior
Los quilates del puerperio

Por Berna Iskandar El puerperio o posparto abre un portal natural para que afloren el amor y la consolidación del...

Cerrar