HOLANDA CASTRO

Ella: ¿Tiana es pobre? – con una tremenda cara de confusión pregunta mi hija

Yo: Eeeh… sí, ¿por qué? – con su misma carita, distorsionada por los años y trasnochos

Ella: Porque es princesa

Yo: Cierto, pero es que se casa con un príncipe, forma un negocio propio, o sea se “hace” princesa

Tiana, en La princesa y el sapo, es una inusual princesa: obsesiva, autocentrada, trabajólica y sí: humilde, de color, que tiene un sueño pero es discriminada por la cantidad de prejuicios asociados estúpidamente a las condiciones anteriores.

El Rey Sapo, originalmente dado a conocer por los hermanos Grimm, trata, como todos sabemos, del ser y el parecer, “no juzgarás por las apariencias” es su moraleja, la cual, al ser repetida cada noche en miles de casas durante decenios, puede perder su sentido.

La princesa y el sapo sigue la tradición, dándole un giro de tuerca magistral que estamos a punto de ignorar, de hecho, puede pasar desapercibido hasta que, como suele suceder, la pregunta de un niño te pone de vuelta en el planeta Tierra.

¿Por qué mi hija se sorprendió tanto porque Tiana vive en un barrio? Yo también debo esforzarme, trabajar mucho, no pocas veces tengo que llamarme la atención por el exceso de trabajo que afecta la vida familiar, tengo un sueño en espera por motivos económicos, etcétera. Es decir, no es una realidad aislada para ella.

Y es que a veces tenemos que (volver a) hacer conciencia del ecosistema de mensajes en que viven nuestros peques, sobre todo cuando ingresan a esta edad en la que se cuestiona moralmente todo, después de los seis años. Damos ejemplos y discursos en casa, pero los juegos, películas y publicidad también dan los suyos y si nos dormimos, al menos por un instante, el mundo que se dibuja, ideal y tan perfecto, puede empezar a chocar con la realidad circundante.

Las princesas venden un canon de belleza y acción que se ha ido modernizando con los años, pero que sigue conservando estereotipos de comportamiento y preferencias sociales. También los superhéroes y personajes dirigidos a los niños configuran una particular visión de género o clase que intenta ser unívoca, cuando la realidad es plural y creativa.

Tiana viene de una historia esplendorosa de emancipación, que costó luchas y pérdidas a verdaderos seres humanos en los años 50 y 60 (y aún hoy) que buscaron su igualdad y sus derechos, incluso al expresarse a través de la música. El filme animado es una hermosa manera de introducir a nuestros hijos también en la historia contemporánea y en lo injusto de la discriminación y el apartheid.

Pero en el fondo, lo que nos dicen los realizadores de la película, es: mantente atenta, no todo es lo que parece y tú puedes plegarte fácilmente a los paradigmas y modas. La atención constante en los mensajes que circundan, es lo que verdaderamente nos hace crecer y aprender. Conocer las preguntas que se hacen nuestros hijos, cuestionar los mensajes cotidianos, es nuestra tarea.

Uso de cookies

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mantente en contacto

Únete a nuestra newsletter para recibir contenido, ofertas, freebies y anuncios exclusivos.

Recibirás el correo quincenalmente, con un artículo y la agenda de la Academia, podrás desuscribirte en el momento que quieras.

¡Anímate! Tú también eres una Mujer Mandala.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

mailing by Mailrelay

¡Lista! Ahora puedes recibir tu obsequio de Bienvenida

Powered byRapidology
Leer entrada anterior
Protegido: Formación Online Mindfulness. Semana 4

No hay extracto porque es una entrada protegida.

Cerrar