POR: PUJA MADAN para mindbodygreen.com. Adaptado y traducido por mujermandala.com

Una Investigación de la Universidad de Waterloo, Canadá, mostró que en un grupo controlado de hombres y mujeres, las mujeres se disculparon con mucha más frecuencia. Increíblemente, en lo público y en lo privado, las mujeres sienten que deberían disculparse o esconder procesos personales o físicos constitutivos de la naturaleza, por ejemplo:

1. Disculparse por sus cuerpos

Existe una creciente tasa de desagrado con el cuerpo, que ya incluye altas proporciones en las niñas. Lo que estaba destinado a ser el más grande, más leal amigo, se ha convertido en un enemigo indigno que necesita ser matado de hambre, tratado, intoxicado, operado, depilado, teñido, curtido con el fin de encajar con un ideal poco realista. Desconectándose del cuerpo se está destruyendo la base misma de su naturaleza de Diosa.

Para que experimentemos nuestro verdadero yo auténtico, necesitamos tener una relación profunda y amorosa con nuestro cuerpo, sintonizar con sus necesidades, su sabiduría , en lugar de luchar contra él.

2. Disculparse por el envejecimiento

Una vez vi una imagen yuxtapuesta de dos famosas celebridades de Hollywood en una revista. Uno de ellos era un hombre, uno era una mujer, y los dos tenían 31 años de edad. La celebridad masculina tenía arrugas alrededor de la boca y las patas de gallo alrededor de los ojos. La mujer parecía 10 años más joven-no porque ella tuviese naturalmente cara de niña, sino porque era evidente que había que se había hecho operaciones.

Según Global Industry Analysts, el mercado de productos contra el envejecimiento alcanzará casi $ 300 mil millones en 2015. Sin dejarse intimidar por la crisis económica mundial, esta industria sigue creciendo, impulsada por las inseguridades de las mujeres sobre sí mismas. ¿Qué está mal en que una mujer se vea de su edad, ya sea 30 o 65? Ella habla, se ríe, y frunce el ceño y llora. ¿Cuál es el problema si las experiencias de la vida comienzan a reflejar en su cara?¿Podemos descansar en este proceso y en realidad celebrarlo ?

3. Disculparse por sus logros

Un estudio de la Universidad de Aston, Reino Unido encontró que las mujeres tenían cuatro veces más probabilidades que los hombres a ser autocríticas, utilizar el humor, y hablar de forma indirecta o de disculpa al abordar temas difíciles con los miembros del Consejo con el fin de evitar el conflicto. Las mujeres son mucho más propensas a restar importancia a sus logros cuando elaboran sus currículos que los hombres. Habría que preguntarse: ¿la igualdad en lo externo, en lo social, político e industrial es un mito? ¿intrínsecamente las mujeres piensan que ese no es su lugar?

4. Disculparse por su ciclo menstrual

Todas las grandes religiones guiadas por los sistemas patriarcales, sin excepción, han sostenido creencias muy primitivas acerca del ciclo menstrual de una mujer e impuesto restricciones pesadas y limitaciones en mujeres que menstrúan. Con el tiempo, esto ha llevado a una separación entre el ser humano y su propio poder. Los dos principales tabúes que trascienden todas las culturas son que la menstruación de una mujer es impura, y que debe ser un asunto oculto privado. Como resultado, las mujeres aprenden a una edad temprana a asociar su período con un sentido de vergüenza, la culpa y se quedan para hacer frente a todo por sí mismas con poca información u orientación.

Si viajamos más atrás en el tiempo, antes de que los sistemas patriarcales rigieran nuestras normas de la sociedad, las mujeres y la menstruación fueron profundamente veneradas y honradas. Se consideró que las mujeres que menstrúan tenían acceso a los poderes superiores, una mayor intuición y sensibilidad. En las Culturas nativas americanas se consulta a las mujeres durante su fase de menstruación acerca de soluciones a los problemas sociales y otras orientaciones para su comunidad.

Alrededor del mundo, las mujeres están empezando a recuperar su poder femenino y la sabiduría, comienzan explorar la verdadera libertad y su auto-expresión única. Este crecimiento y la expansión serán posibles cuando nos desprendamos de nuestras propias creencias auto-limitantes y permitir que nuestro resplandor brille.

 

Uso de cookies

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mantente en contacto

Únete a nuestra newsletter para recibir contenido, ofertas, freebies y anuncios exclusivos.

Recibirás el correo quincenalmente, con un artículo y la agenda de la Academia, podrás desuscribirte en el momento que quieras.

¡Anímate! Tú también eres una Mujer Mandala.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

mailing by Mailrelay

¡Lista! Ahora puedes recibir tu obsequio de Bienvenida

Powered byRapidology
Leer entrada anterior
Sesión de crianza y psicología, gratuita, acá

Por tiempo limitado y solo para 10 personas, Mónica Serrano, editora de www.psicologiaycrianza.com, estará obsequiando 10 espacios para sus sesiones...

Cerrar