por Adriana Vieira-Lara

Hace alguno años me encontraba preparando un taller sobre cómo estimular la lectura en niños y adolescentes. Como parte de la preparación de este taller, me tomé una tarde para visitar la biblioteca y la librería del Banco del Libro. Quería actualizar mis conocimientos sobre las últimas tendencias y las novedades editoriales en materia de literatura infantil y juvenil. Luego de pasar algunas horas revisando un diverso y nutrido material, me acerqué a la librería y empecé a explorar las opciones que descansaban en las estanterías.

De pronto mi atención la captó por completo la portada de un libro en el que en primer plano aparecía una niña negra. No pude resistirme y comencé a leer el maravilloso libro de Wangari y los árboles de la paz de Jeannette Winter. El libro está inspirado en la vida de Wangari Mattai, líder del movimiento verde en África, ganadora del Premio Nobel de la Paz 2004.

Wangari, protagonista de esta historia, es una mujer que desde niña destacó por su inteligencia, esto la llevó a ganarse una beca en Estados Unidos. Cuando Wangari vuelve a Kenia, se percata de que la tierra ha cambiado. La exuberancia y la riqueza de la naturaleza ha sido arrasada. La tierra vasta y verde en la que creció, ahora está seca… miles de árboles han sido talados.

Wangari no solo capta de la problemática sino que emprende una serie de acciones para revertir la situación. Es tal su compromiso con los kenianos y es tan inmenso su amor por su país que comienza a hacer campañas entre las mujeres de los pueblos para plantar árboles y así recuperar la tierra perdida. “Nuestra vida será mejor cuando tengamos árboles nuevamente”, dice Wangari a sus vecinas.

Poco a poco Wangarí fue convirtiéndose en la líder de un movimiento que lo que perseguía era recuperar la tierra e involucrar a las mujeres en la búsqueda del bienestar común. Wangari tuvo que enfrentarse a las burlas y presiones de los funcionarios del gobierno, pero con perseverancia y firmeza logró sentar las bases de un cambio profundo que impactaba a miles de personas.

Confieso que cuando leí este cuento deseé que todas las niñas y mujeres que conocía lo leyeran. Muchas veces los medios de comunicación y nuestro entorno cercano nos presionan para que adoptemos un modelo femenino que nos acalla, que nos invisibiliza y que muchas veces nos hace perder autenticidad.

Creo que historias como estas nos permiten descubrirnos por dentro y nos impulsan a convertirnos en dueñas de nuestra propia visión del mundo. Wangari y los árboles de la paz nos ayuda a recuperar nuestra voz, una voz que, en la mayoría de las ocasiones, coincide con la voz de otras mujeres que también buscan el bienestar de nuestra tierra y de nuestras familias.

Adriana Vieira-Lara
IX-2016
A continuación un link de un audio en el que hago la reseña del libro Wangari y los árboles de la paz

Mis coordenadas:
http://pitxuvieira-lara.blogspot.com.co/
https://twitter.com/pitxuvieiralara
https://www.instagram.com/pitxuvieiralara/

Este post es de una Bloguera Invitada

¿Quieres ser bloguera invitada? Lee acá

Uso de cookies

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mantente en contacto

Únete a nuestra newsletter para recibir contenido, ofertas, freebies y anuncios exclusivos.

Recibirás el correo quincenalmente, con un artículo y la agenda de la Academia, podrás desuscribirte en el momento que quieras.

¡Anímate! Tú también eres una Mujer Mandala.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

mailing by Mailrelay

¡Lista! Ahora puedes recibir tu obsequio de Bienvenida

Powered byRapidology
Leer entrada anterior
Princesas al reencuentro con su madre

por HOLANDA CASTRO Dos princesas no rosadas siguen el recorrido de la heroína que describe Maureen Murdock en su obra...

Cerrar