Mujeres en lucha constante, es el gran arquetipo propulsado por los tiempos actuales. Si te ves acá, probablemente eres una pieza en el entramado del deber, la abnegación, la racionalidad, el éxito.

Pertenece al Eje independiente, sus relaciones son pragmáticas y poco cercanas. En lo Positivo: es una mujer fiel a sí misma, líder, intelectual, que rompe estructuras. En lo Negativo: ególatra, maltratadora, materialista, agotada.

La amazona se ha abierto espacio en un mundo que constantemente le dice no al Ser, lo ha hecho a partir de su gran talento e inteligencia, una estrategia infalible y gran empuje de voluntad. Estas características nos hacen sentirnos orgullosas y agradecidas, porque se ha impuesto la justicia donde antes no la había.

Nuestras defensoras de derechos de las mujeres pertenecen a esta estirpe que todo lo puede. Pero también pertenece la integrante del teamwork que hace o se ríe de chistes sexistas, y no soporta a la coqueta o a la que tiene licencia por maternidad…

Algunos de los grandes dolores son el alejamiento de la femineidad, el acercamiento a lo masculino, hasta el punto de odiar menstruar o cuidar nuestro hogar (físico, corporal y espiritual). Cuando la mujer amazona reconoce que le falta SER y dejar de HACER, inicia lo que mi amada Maureen Murdock llama El viaje heroico de la mujer.

 

“Muchas mujeres han sacrificado una parte excesiva de sus almas en nombre del éxito. Las recompensas del viaje externo pueden ser seductoras, pero en algún punto del mismo la heroína despierta y dice no a las heroicidades del ego: ha tenido que pagar por ellas un precio demasiado elevado.” Maureen Murdock

Este desequilibrio nos lleva, desde luego, a problemas del aparato reproductor, rigidez e incluso enfermedades cardiovasculares. Lo equilibramos con arte, con ejercicio, con cercanía generosa de amantes, familia y amigos, con descanso y actividades sin finalidad.

Cómo equilibrar

El reto primordial es encontrarse con su opuesta: la musa, y para ello la madre, con su poder de regeneración y misericordia, y la sabia, con su ingreso seguro a las emociones e intuiciones, son guías que aparecerán en el camino.

 

Nota

No tienes por qué encuadrarte en un solo arquetipo, ni en cuatro esquemas, eso sería reducirlo al estereotipo y volver a aquello de lo que deseamos liberarnos: el ser una cosa u otra. La idea es que veas acá cómo se desarrollan las fuerzas dentro de ti y constantemente mantenerse atenta, para armonizar.

Eso implica ser una mujer mandala, una obra en proceso, nuestra comprensión de los ciclos y ginergías (energías femeninas) sin detenernos a ser definidas por patrones dominantes o excluyentes. Atrévete a transitarlos y verás cuánto poder tienes guardado.

Por Holanda Castro, fundadora y directora de Mujer Mandala Servicios Educativos. Escritora, Semióloga, Docente de la UCV, Gerente Social e Investigadora de Género. Diplomada en Emprendimientos Digitales. Preventora de Violencia IntraFamiliar. Consejera de Lactancia Materna y seguidora de la Diosa.

Diseña tu futuro con María Mercedes Pérez

Maternidad y Metas con Holanda Castro

Toolkit para emprendedoras (varios)

Uso de cookies

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mantente en contacto

Únete a nuestra newsletter para recibir contenido, ofertas, freebies y anuncios exclusivos.

Recibirás el correo quincenalmente, con un artículo y la agenda de la Academia, podrás desuscribirte en el momento que quieras.

¡Anímate! Tú también eres una Mujer Mandala.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

mailing by Mailrelay

¡Lista! Ahora puedes recibir tu obsequio de Bienvenida

Powered byRapidology
Leer entrada anterior
Arquetipo Madre

Se habla tanto de ella y se le idealiza tanto, para bien o para mal… La madre se mueve en...

Cerrar