por: Berna Iskandar

Los tiempos cambian y el rol de papá en la crianza, también. En la última década los hombres van dejando el papel de padre meramente proveedor o reproductor, para conquistar un vínculo más fértil, nutritivo y enriquecedor, basado en mayor compromiso emocional y disfrute de sus hijos. Vemos crecer el número de progenitores varones más participativos e implicados en la crianza. Estos hombres comienzan a involucrarse emocionalmente con los hijos desde el momento mismo de la concepción y embarazo, acompañando y apoyando de cerca y constantemente a la madre gestante. Los días en que los papás ni pensaban en ocuparse de alimentar, higienizar o llevar al pediatra a sus hijos, van quedando atrás.

Según estudios realizados por la Oficina de Censos del Gobierno de Estados Unidos, los papás que se quedan en casa, (stay-at-home dads) se han duplicado en la última década. En muchos países, aumenta el número de papás que optan por empleos de tiempo flexible para trabajar desde el hogar o , que previo acuerdo con sus parejas, deciden hacer pausa en sus carreras para ocuparse de la crianza de los hijos. En Europa y algunos países de Latinoamérica se han hecho estudios que miden el cambio del modo en que los nuevos papás se vinculan con sus hijos. La tendencia es que los hombres disfrutan más con la experiencia de ser padres, se muestran muy cariñosos y están implicados al 100% en la educación de sus hijos. Incluso se registra un porcentaje importante de papás que está de acuerdo en limitar su sueldo o su desarrollo profesional para dedicar más tiempo a sus familias.

El cambio generacional es inminente. Cada vez más varones perciben que tienen una relación más cercana con sus hijos respecto a la que tuvieron con sus progenitores. Así mismo, sienten necesidad de que se aumenten los permisos laborales para permanecer en familia tras el parto o nacimiento, y están muy interesados en que se establezcan políticas reales de conciliación laboral familiar.

Es inminente el surgimiento de una nueva cepa de padres. ¡Qué se riegue como flores por el mundo!

Conoce los talleres de Berna Iskandar y contempla la crianza con una mirada de autotransformación

Imagen: Johan Bävman

Uso de cookies

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mantente en contacto

Únete a nuestra newsletter para recibir contenido, ofertas, freebies y anuncios exclusivos.

Recibirás el correo quincenalmente, con un artículo y la agenda de la Academia, podrás desuscribirte en el momento que quieras.

¡Anímate! Tú también eres una Mujer Mandala.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

mailing by Mailrelay

¡Lista! Ahora puedes recibir tu obsequio de Bienvenida

Powered byRapidology
Leer entrada anterior
La exclusión del hombre

La exclusión de lo masculino trae fuertes consecuencias para todos, es hora de parar el ciclo y enfrentar el dolor...

Cerrar