Amamantar es un acto, sí, de nutrición básica, de inmunización y de apego, indispensable para el mamífero humano. Sin embargo, como seres principales en la escala mamífera, una serie de procesos energéticos y espirituales se ponen en juego para amamantar o ser amamantados, los cuales repercuten en nuestra vida adulta.

Así, parte de la psicogenealogía practicada por Alejandro Jorodowsky y Marianne Williamsom, considera esta etapa primal tan importante como cualquier fase de desarrollo, por lo que la manera en que nos relacionamos con la lactancia en la vida adulta revela aspectos de nuestra personalidad muy profundos, incluso a veces dolorosos.

Para empezar, la lactancia se relaciona con el amor, darlo y recibirlo, por lo que la impronta de cómo nos relacionaremos posteriormente con el Amor queda ya en esta primera relación.  La pregunta que podemos hacernos cuando nos encontramos en situaciones de desamor o problemas con la lactancia sería “¿Qué es lo que nos impide dar, nutrir al otro y en definitiva amarlo?”.

Quistes y tumores en los senos tendrían también que ver con la sensación de desamparo materno y el avance hacia un cáncer en el área se relaciona con un pesar no explorado que se concentra allí, y puede tener que ver con lo económico, lo amoroso o lo maternal. Del mismo modo, problemas de adicciones al alcohol, drogas, tabaco, bulimia, compulsividad de comer o acidez estomacal se relacionan con la actitud de ambos (padre y madre) ante la lactancia de su hijo/a.

Por ello, Jodorowsky nos deja otras preguntas focales para empezar a sanar nuestras enfermedades haciendo consciencia de nuestra relación con la lactancia materna, válidas para hombres y mujeres, estemos en situación de hijos o padres:

  • ¿Por qué rechazamos la feminidad ahora o en el pasado?
  • ¿Qué nos faltó de nuestra madre?
  • ¿Qué temo de la maternidad?

Estas teorías y sus comprobaciones son muy extensas, pero vale la pena acotar que muchos miedos y dificultades para amamantar, sobre todo en parejas jóvenes, tienen que ver con condicionamientos establecidos por la cultura de mercado. La ciencia todos los días descubre beneficios incontables para apoyar la lactancia materna, así que lo que perviven son miedos (al amor, a la feminidad que ha sido rechazada culturalmente) y mitos relacionados con el poder de mercado y política.

Ya que  el ascenso de esos mitos ha sido tan fuerte y rápido (menos de 100 años en la historia de la humanidad), es recomendable buscar consejerías prenatales de lactancia, para prevenir que los miedos e ignorancia sobre las correctas técnicas para amamantar impidan dar el amor, seguridad y sanación que todos merecemos, pues amamantando sanan los padres y se previenen conflictos en los nuevos individuos. Aprovechemos las oportunidades.

Inscríbete o regala una consejería prenatal de lactancia materna. También puedes solicitar información sobre los  talleres mensuales dictados online por nosotras,

Imagen: Mom and Daughter. LicenciaAtribuciónNo comercialSin obras derivadas Algunos derechos reservados por jstownsley

Uso de cookies

¡Hola! Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haz clic en el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Mantente en contacto

Únete a nuestra newsletter para recibir contenido, ofertas, freebies y anuncios exclusivos.

Recibirás el correo quincenalmente, con un artículo y la agenda de la Academia, podrás desuscribirte en el momento que quieras.

¡Anímate! Tú también eres una Mujer Mandala.

Rellena el siguiente formulario para suscribirte.

mailing by Mailrelay

¡Lista! Ahora puedes recibir tu obsequio de Bienvenida

Powered byRapidology
Leer entrada anterior
La sabiduría femenina empieza en el cuerpo

Increíblemente, en lo público y en lo privado, las mujeres sienten que deberían disculparse o esconder procesos personales o físicos...

Cerrar