por: Holanda Castro

Convertirse en padre es un evento del que poco se habla, al dar preponderancia al papel de la madre en la crianza. Sin embargo, he podido conocer hombres que recitarían este credo:

  1. Capacidades insospechadas: antes de ser papá, la conciencia estaba diluida entre la diversión, el día a día y mi juventud interminable, hoy sé que soy finito y que debo ser fuerte y sano para proteger y acompañar a mi familia, sé que tengo responsabilidades que asumo con placer.
  2. Gracias a la paternidad he conocido la hermosura de mi compañera de vida, a la que admiraba desde antes, pero quien a través de la maternidad me mostró su fortaleza, su voluntad, su capacidad de superar desafíos, cansancio, noches en vela, temores, solo por amor a nuestro bebé.
  3. Vi mi lugar en la historia: sé que vengo de una familia que me amó hasta ser lo que hoy soy para mi hijo, cosa que no vemos antes de ser padres.
  4. Soy creador: nunca imaginé la velocidad con la que inventaría rimas y ritmos para mantener calmado y entretenido al bebé mientras hacía la comida, lo cambiaba, lo bañaba, lo dormía…
  5. Soy saludable: mejoré mis comidas, soy promotor de lactancia, aprendí las propiedades de los alimentos y cómo al darle la mejor nutrición a un bebé, la de la familia cambia para mejor.

Me honro de conocerlos y de sanar junto a ellos mi día a día. Cada día del padre es especial, celebremos la paternidad consciente y responsable.

Imagen: Johan Bävman

Conoces a tu Patriarca Interior?

Próximo taller online, a iniciar el 27 de julio, en el que reconocerás la fuerza que impulsa o retiene a las mujeres

Bienvenida hermana

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar

Leer entrada anterior
Una nueva cepa de padres

Es inminente el surgimiento de una nueva cepa de padres. ¡Qué se riegue como flores por el mundo!

Cerrar